TRASPIÉ PARA EL GOBIERNO EN DIPUTADOS. LA OPOSICIÓN LOGRÓ INCORPORAR EL CAPÍTULO DEL TABACO A LA LEY BASES

0
193

Contrario a las pretensiones del Gobierno y en medio de sospechas generalizadas de lobbies cruzados de las empresas tabacaleras, un sector de la oposición logró incorporar el capítulo del tabaco a la Ley Bases en Diputados.

La votación fue: 82 votos afirmativos, 77 negativos y 69 abstenciones. En caso de lograr aval en el Senado, se elevará de 70 a 73% la alícuota del impuesto interno al tabaco y, en paralelo, se eliminará el impuesto mínimo que rige actualmente.

La Casa de la Moneda, donde se imprimen las estampillas fiscales, realizó una pericia sobre un muestreo de atados de cigarrillos de la compañía Sarandí de Pablo Otero, denominado el «Señor del Tabaco», y detectó estampillas apócrifas que se podrían haber utilizado para evadir impuestos.

La pericia se realizó en el marco de la investigación que tiene en curso el dueño de la tabacalera, la cual se inició con una denuncia de la AFIP por presunta evasión impositiva en el año 2019. Además, existen dos expedientes penales contra la empresa y Otero, una de ellas en el juzgado federal 3 en Mar del Plata y otra en el el juzgado federal radicado en Morón.

En el caso de Mar del Plata, la auditoría se hizo sobre uno de los productos de la empresa del «Señor del Tabaco»: los cigarrillos Red Point. Estos son los más vendidos de la marca y en los que se detectaron las estampillas truchas.

Pablo Otero, dueño de la Tabacalera Sarandí y denominado «Señor del Tabaco».

Con las estampillas el Estado -a través de la AFIP- puede controlar la cantidad de cajas de cigarrillos que se venden, por esa razón, en el caso de que existan productos con estampillas falsas, no pagan impuestos.

Los expedientes -que son en grado de presunción porque aún está en investigación- detallan los delitos de falsificación de estampillas fiscales y venta de cigarrillos con estampillas truchas para evitar el pago de impuestos a la AFIP.

Las pericias se realizaron en productos que fueron secuestrados en el marco de la investigación y, si bien aún resta parte de la misma para que se incorpore en los informes finales, la última pericia indica: «Del análisis realizado, se concluye que los correspondientes al ítem «a» son apócrifos”, es decir, falsos.

Por su parte, los defensores de Otero sostienen que son auténticas. Además, desde la compañía declararon al medio mencionado que «las empresas de tabaco registradas están absolutamente controladas por AFIP. Es imposible querer ensuciar a Tabacalera Sarandí con esa acusación”.

Los estudios que se realizaron en el muestreo de cigarrillos aplicaron «la teoría caligráfica, la que indica en primera medida la examinación detallada y puntual del material genuino con el fin de establecer las características que ostenta».

Además, se utilizaron “lupas manuales y luces de distinta longitud de onda, estas últimas forman parte del video espectro comparador existente en Casa de la Moneda”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí