CASTRO BARROS, EL RIOJANO DE LA INDEPENDENCIA

0
137

Pedro Ignacio de Castro Barros nació un 31 de julio de 1777 en el actual pueblo de Chuquis, en el interior de la provincia de La Rioja. Fue un Sacerdote, eclesiástico, educador, político e independentista.

Entre las actuaciones que más se destaca de este prócer, se encuentran su participación en la Asamblea del Año XIII, en el Congreso de Tucumán y en la Independencia.

En 1816, fue elegido como diputado para representar a La Rioja en el Congreso de Tucumán, siendo presidente del mismo tras la declaración de la Independencia.

Tras su llegada a La Rioja, fue nombrado párroco e hizo construir la Iglesia Catedral, defendió la Revolución de Mayo, sostuvo una postura en apoyo a la libertad de vientres, a la autonomía y al acuñar moneda, contó a radio Libertad, el ex secretario de Monseñor Angelelli e historiador, Alilo Ortíz.

ALILO ORTÍZ – HISTORIADOR

Castro Barros intervino mucho en las discusiones sobre la nueva forma de Gobierno. Tenía una educación filosófica, teológica y política que permitía tener otra mirada al momento de decidir entre un país republicano o monárquico, unitario o federal.

La actuación política de Castro Barros era totalmente reconocida por sus pares, es por eso que fue el encargado (enviado por la misma Asamblea del año XIII) de visitar las distintas provincias que comenzaban a desistir de las ideas de autonomía e independencia.

Intervino fuertemente para asegurar la independencia y la organización nacional dentro de este momento que puede ser visto como un huracán en nuestra historia.

«Castro Barros intervino mucho en las discusiones sobre la nueva forma de Gobierno. Tenía una educación filosófica, teológica y política que permitía tener otra mirada al momento de decidir entre un país republicano o monárquico, unitario o federal».

La razón original del “Museo Castro Barros” fue rendir homenaje al chuqueño más preclaro, Pedro Ignacio de Castro Barros, nacido en Chuquis el 31 de julio de 1777, tomando por esta razón como “horcón del medio” su casa natal. Tal propósito se amplió con un doble objetivo: por una parte recuperar y conservar objetos que utilizaron los chuqueños de otros tiempos, pues permiten conocer sus modos de vida y maneras de resolver los problemas. En una palabra, conocer y valorar nuestra propia historia como familia grande, para que vuelva a ser verdad el refrán “De tal palo, tan astilla”. La acción concreta fue oficialmente inaugurada el 9 de julio de 1970. Así entraron a formar parte del Museo diversos objetos, que hoy llegan a ser más de 300 aproximadamente y de los que estamos haciendo un inventario digitalizado para ser integrado al Inventario Nacional de Museos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí